Café Morgana



En otoño del año 1934 se produce un intercambio de cartas entre Walter Benjamin y Theodor Adorno. El segundo le recomienda a su amigo, deseoso de viajar a San Remo: "Tenga a bien elegir el Café Morgana, bien afuera sobre el mar, como lugar de trabajo." Para Adorno, un buen café es, ante todo, un buen lugar de trabajo.

Viene esta anécdota a cuento porque me he encontrado con un ensayo de Antoni Martí Monterde que explora el café como espacio esencial de la modernidad cultural europea.
Dice el autor en la introducción del ensayo: "Si la modernidad es una civilización de la palabra, si la nuestra ha sido, durante tanto tiempo, una cultura de la conversación, la vida de Café ocuparía en ella un lugar central, lleno de voces y de silencios, al ser autopercepción y desvelamiento, transformación e interrupción de la individualidad moderna. El Café es escenario, público e íntimo, de una sabiduría irónica que se hace densa en medio de charlas, ruidos y rumores, entre el zumbido y a veces el rugido de la sociedad."

El café es mucho más que un local donde se consume la bebida que le da nombre. Ramón Gómez de la Serna escribió "El Café es la vida interior de la ciudad como ciudad; es el parlamento desinteresado, la comprobación de la vida en mil ángulos de la urbe." Hay ciudades que no pueden entenderse sin sus cafés, y viceversa. "La verdadera Universidad popular ha sido en España el café", reconocía el catedrático Miguel de Unamuno. Pues "Todo cuanto sucede en la tierra, pasa aquí." había observado antes el escritor Dezsö Kostolányi; "En sus mesas, los estudiantes preparan los exámenes, estudian anatomía, derecho, literatura. Es una especie de universidad libre. Tiene grandes mesas donde se diserta sobre estética, filosofía, arquitectura, lingüística, psicología, botánica, farmacología..."

Poco tiempo despues Benjamin responde a Adorno desde San Remo, con gran resignación, que el Café Morgana ha quebrado y está cerrado.

3 comentarios en “Café Morgana”

  1. el ambiente encerrado tras esas tazas de café, las palabras dichas entre el humo. Asi como el café de la residencia de estudianres de hans Baumgartner citada por Zumthor en sus "Atmósferas" en la misma década de los `30. Una visión de la magia de lo real encerrada en esos espacios abiertos a la imaginación,.....
    Esos espacios que aparentemente son imposibles de proyectar, en un apriori por que son proyectos abiertos, conde las arquitecturas humanas con sus múltiples contingencias. me ha gustado mucho este trozito de lo real. Y que nunca dejen de existir estos espacios de lo múltiple y lo sencillo. Nunca cerraran, están asentados ya en el recuerdo, de todo aquello que allí se da.

  2. me apetece un cafe!
    pero un cafe de esos de cafeteria, de conversacion, de los que hacen sociedad, de relacion, de coruña!
    kedamos?!
    ;)

  3. http://www.revistasculturales.com/articulos/117/lars-cultura-y-ciudad/797/1/los-cafes-historicos.html
    bueno por si puede complementar lo pensado y escrito, sólo comprobar que se puede acompañar el pensamiento con otros pensamientos simultáneos.